Todo sobre el champú

El champú es uno de los productos de higiene personal que dieron un salto a la historia de la humanidad, pues ¿quién se imagina poder vivir sin este artículo? Este gel tan común está presente en todos los hogares del mundo,  sin importar las diferencias culturales, el champú forma parte de la rutina diaria de cada persona.

Además, este rudimentario invento se ha ido perfeccionando y cada vez son más variados los tipos de champús que se encuentran en el mercado. Existen marcas muy famosas pero, aparte de estas, el emprendimiento y la mentalidad pro-ambiente han impulsado el auge  comercial del champú casero o elaborado con productos 100% naturales. Un ejemplo es el famoso champú de cebolla, el champú sin sulfato, el champú de cola de caballo, entre otros.

Champu sin sal

 

Conoce en nuestra web todo lo relacionado al champú, su historia, beneficios, usos y aplicación de acuerdo a tu tipo de cabello. Entre otros datos interesantes para el cuidado de tu cabello.

¿Qué es el champú?

El champú es un gel líquido utilizado para lavar el cabello. Su función principal es la eliminación del sebo, es decir esa sustancia oleosa que segregan los folículos pilosos. Dicha sustancia es comúnmente conocida como grasa y es que el origen etimológico de la palabra sebo deriva precisamente del latín  sēbum (grasa).

Para el control de esa grasa es empleado el champú. Sin embargo, cabe mencionar que se trata sólo de un producto que intenta regular la cantidad de sebo acumulada en el cabello mas no busca su eliminación, pues esta segregación natural de alguna forma ayuda a la hidratación y brillo del cabello.

Champu en seco

El sebo también protege de los daños que puedan producir factores externos, como la contaminación, el sol y la sal, en la estructura proteínica del cuero cabelludo. Por esta razón su total eliminación puede resultar abrasiva y contraproducente.

Ante esto la importancia de conocer y emplear un champú que se adapte a tu tipo de cabello, que ayude a su limpieza pero que sea capaz de hidratar y ofrecer mayores beneficios a tu cabellera.

Historia del champú

Si alguna vez te has pregunta de dónde viene el champú o quién fue su inventor, debes saber que su origen es hindú y que este producto jabonoso era empleado por esta cultura desde la antigüedad. Incluso, muchísimo antes de su comercialización en Gran Bretaña.

En 1759 un emigrante proveniente de India llamado Sake Dean Mahome creó una revolución en Brighton, una ciudad costera de Inglaterra. El hombre ofrecía como servicio unos baños  que fueron conocidos como Mahomed’s Indian Vapour Baths, es decir: Baños Indios de Vapor de Mahoma.

champu sin sulfato

El servicio era parecido a los baños turcos pues no sólo buscaba la limpieza del cabello, sino que de alguna forma servía para combatir el estrés por medio del vapor –en el caso del baño turco- o por los masajes terapéuticos del tratamiento indio de champi.

La fórmula para la limpieza del cabello fue copiada por peluqueros ingleses que hervían el jabón en agua caliente y al disolverse agregaban fragancias o hiervas aromáticas para el cuidado del cabello. Así se fue dando a conocer en las calles de Inglaterra el producto jabonoso empleado para masajear y limpiar el cabello.

La palabra champú es un préstamo lingüístico del inglés shampoo, el cual a su vez proviene del indostaní champo. El significado traduce algo similar a masajear, presionar, amasar músculos. De esta forma se ve la coherencia etimológica con el servicio ofrecido por Sake Dean en sus baños.

Del tratamiento Champi a la comercialización del Champú

Los baños indios de vapor de Mahoma tuvieron un auge a nivel local; sin embargo, su comercialización no se expandió como podría imaginarse.    Por esta razón los orígenes del champú suelen asociarse más con el nombre de Kasey Hebert, el primer fabricante de champú de forma comercial.

En las calles de Londres podría encontrarse el producto de Herbert con el nombre de Shaempoo. Cabe señalar que en un inicio el gel era muy similar al jabón utilizado para el cuerpo, pues ambos productos empleaban el mismo tipo de detergente: unos agentes a base de  surfactantes.

El gran salto en la industria del champú, tal como conocemos este producto en la actualidad, lo dio la industria de cosméticos DRENE. La marca lanzó al mercado, en 1930, el primer champú no jabonoso, elaborado con tensoactivos sintéticos.

 

Champu

Otras páginas de la historia

Los hindúes solían utilizar productos como frutos secos para elaboración del champú casero. Al parecer la limpieza del cabello es una tradición bien arraigada en esa cultura, en la cual mezclaban productos como: suero de mantequilla, fenogreco, henna, aloe, almendras, nuez; con algún componentearomático. Lo más común era el uso de madera de sándalo, rosas, almizcle, y jazmín.

Una técnica de limpieza similar fue empleada durante el Imperio Mongol (1206-1368), concretamente en el Nawab de Bengal, donde se empleaba una mezcla de aceites y algunas hierbas aromáticas y fragancias naturales para el lavado y cuidado del cabello.

A finales del siglo XIX, en Alemania también se produce un intento para la producción del champú. Un peluquero decidió buscar una forma diferente de limpiar el cabello; para la época lo más común era utilizar las cenizas de las chimeneas. La lejía de la chimenea es ampliamente conocida como un detergente ecológico; sin embargo, su uso irritaba la piel y llegaba a producir alergias y quemaduras en los ojos.

Por esta razón, la idea del alemán fue crear la fórmula de una mezcla capaz de limpiar sin producir las contradicciones que conllevaba el uso de lejía de chimenea. Este hombre creó una combinación  de polvos de jabón solubles en agua, aún no se acercaba al champú como lo conocemos en la actualidad pero era capaz de limpiar adecuadamente sin producir efectos secundarios.

En Indonesia

Por su parte, en Indonesia los primeros tratamientos utilizados  para el lavado del cabello consistían en dos pasos. Primero, aplicaban una especie de champú realizado con cáscaras de huevos y paja de arroz que eran quemadas hasta obtener las cenizas. Estas cenizas se mezclaban con agua hasta formar espuma, gracias a sus propiedades alcalinas. Así, el cabello quedaba limpió pero seco por lo que optaban por aplicarle aceite de coco para hidratarlo.

Champu anticaspa

¿De qué está compuesto el champú? Ingredientes básicos

La industria del champú ha crecido y son diversos los productos y marcas que podemos encontrar en el mercado. Cada día existen más tipos de champú que buscan ofrecer beneficios específicos de acuerdo al tipo de cabello. Sin embargo, conoce acá los principales componentes del champú.

La fórmula para la elaboración del champú está basada en la combinación de tensoactivos o surfuctantes. Estos agentes buscan disminuir la tensión de líquido a nivel superficial, permitiendo así esparcir fácilmente el compuesto por el cuero cabelludo.

champu en seco

Los principales tensoactivos que suelen estar presentes en la fórmula química de un champú son los siguientes:

  • Aniónicos
  • Anfotéricos
  • Detergente
  • Catiónicos
  • Noniónicos

Aunque estos sean los compuestos comunes, vale la pena señalar que la estética capilar busca cada día disminuir la presencia de los tensoactivos en sus fórmulas comerciales. De allí el auge industrial que ha tenido la fabricación de champú más ecológico que ofrezca el mejor cuidado con la ausencia en mayor cantidad  de componentes químicos.

Otro aspecto a tener en consideración es que: estos tensoactivos tienden a variar mucho de acuerdo a las especificidades del champú. Es decir, existe coincidencia de tensoactivos en marcas de champú que previenen la caída del cabello pero la fórmula puede cambiar drásticamente en productos que ofrezcan combatir la caspa, por ejemplo.

Algunas controversias en los compuestos

El uso de parabenos ha creado mucha controversia no sólo en la industria capilar, sino en el mundo de los cosméticos y productos de aseo personal en general. Los parabenos son compuestos químicos que se agregan al champú por su función conservante. Su uso es extendido también en la industria farmacéutica por su capacidad fungicida y bacteriana.

Los parabenos resultan ser un conservante a bajo costo; sin embargo, algunas investigaciones han iniciado la polémica en cuanto a su relación con el cáncer. Científicos estudian su relación específica con el cáncer de mama debido a su uso cotidiano en productos como el desodorante. No obstante, hasta los momentos no existen resultados concretos que puedan comprobar el vínculo  directo de los parabenos con la enfermedad.

Champu natural

Lo más importante en la industria capilar es que el producto respete el Ph según las características hidrolipídicas de la piel del cuero cabelludo. Esto, sin agregar principios activos que sean abrasivos, sino que funcionen según la condición específica de nuestro cabello que se quiere mejorar.

¿Por qué utilizar champú? Importancia

El empleo del champú ha estado siempre vinculado a los correctos hábitos de higiene personal. La persona se acostumbra a su uso de forma automatizada como un imperativo social. Sin embargo, la importancia del uso del champú va mucho más allá de la estética o cotidianidad, y repercute enormemente en nuestra salud.

La función principal del champú es la limpieza del cabello, los demás usos han sido incorporados por la estética capilar. Y la razón de esto es sencilla, la higiene de nuestro cuerpo se traduce necesariamente en mejores condiciones de salud.

El cuero cabelludo está compuesto de piel y folículos pilosos, en estos últimos tienden a acumularse el sebo que de forma natural genera el cuerpo humano. Este proceso busca liberar las toxinas acumuladas en el organismo y la forma de hacerlo es mediante la transpiración; por esta razón no sólo el cuero cabelludo acumula sebo sino otras partes del cuerpo.

champu aussie

En el momento en que se deja de lavar el cabello, se acumula el sebo y las toxinas liberadas por nuestro organismo. Esto puede causar una infección o bacterias, así que el uso del champú es más que mero rigor estético.

Para una mejor salud capilar es importante emplear un producto que no sólo lave el cabello, sino que sea capaz de cuidar los folículos pilosos que son los responsables de la regeneración capilar. No cuidarlo se traduce, muy posiblemente, en la  pérdida paulatina del cabello.

¿Cómo actúa el champú?

Al lavar el cabello los componentes químicos del champú se activan por el contacto con el agua y el cuero cabelludo. Ya  hemos señalado la similitud química entre el champú y el jabón corporal, especialmente por el uso de tensoactivos, ahora veamos cómo funcionan.

En la superficie hidrofóbica de nuestro cabello se acumulan los lípidos o sebo producido por la liberación de toxinas. El agua no puede arrastras o eliminar esa grasa, cosa que sí pueden hacer los tensoactivos de la fórmula de un champú. Al contacto con el agua, la acción de los tensoactivos produce la emulsión de la grasa y su consecuente separación del cuero cabelludo.

Champu sin sulfato

De esta forma la película protectora que el sebo forma en las mechas de cabello son eliminadas y la cabellera queda libre de toda la sustancia segregada por las glándulas sebáceas; así como por la suciedad producida por la descamación cutánea del cuero cabelludo y las partículas contaminantes que están en el ambiente y acumuladas en el cabello.

Ante la posible consideración de emplear en jabón a modo de champú, hay que tener en consideración que: si bien ambos productos poseen una composición similar, los surfactantes o tensoactivos del jabón se mezclan más fácilmente con la grasa por lo cual puede llegar a eliminar demasiado y resultar abrasivo. Además, en los jabones el pH ácido suele ser mayor a 7 lo cual puede afectar la queratina natural del cabello y quebrarlo.

¿Qué tipos de champú hay?

La industria capilar va en aumento y el catálogo para la limpieza y cuidado del cabello es cada vez mayor en busca de adaptar el producto a las necesidades específicas de cada cliente.

A continuación te presentamos cuáles son los tipos de champú más conocidos y buscados en el mercado, de acuerdo a las funciones que estos cumplen:

champu sin sulfato

  • Champú para cabello seco:

    El cabello seco suele quebrarse por la resequedad, su apariencia es opaca y sus puntas abiertas. Un cabello seco puede deberse al uso de productos muy abrasivos así como a la contaminación; por eso, lo mejor es emplear un champú capaz de aportar una extra hidratación. El uso de un champú compuesto por algún aceite natural es ideal para estos cabellos. Procura elegir uno con: vitamina E, extracto de germen de trigo, almendras o proteínas de leche.

 

  • Champú para cabello graso:

    El cabello graso es uno de los dolores de cabeza más comunes en las mujeres. La secreción excesiva de sebo da a la melena un aspecto descuidado y de suciedad. Podría pensarse que con el lavado constante para evitar la acumulación de grasa se soluciona el problema; sin embargo, esto puede resultar contraproducente ya que el lavado en exceso puede producir la destrucción de los folículos pilosos. Lo mejor es elegir un champú elaborado con productos naturales que ayuden a regular la producción del sebo. Algunos de los componentes que debe tener este tipo de champú pueden ser: extracto de sabal serrulata, extracto de Hammamelis, bioazufre o extracto de ortiga blanca.

Evita los productos que buscan controlar la producción de sebo a partir del uso de químicos. Estos pueden alterar la producción de sebo pero de una forma negativa, lo mejor es hacerlo con compuestos naturales.

champu sin gluten

  • Champú para prevenir la caída del cabello:

Este problema es muy común y puede deberse a factores internos como cambios hormonales o factores externos como el estrés o una mala alimentación. Lo ideal es emplear un champú con ingredientes naturales que estimulen el crecimiento del cabello y restauren los folículos pilosos. Algunos de los componentes a buscar en el momento de adquirir un champú con esta especificación son: placenta vegetal, sabal serrulata o extractos de Ginkgo biloba. Estos ayudan a fortalecer los puntos quebradizos de cada hebra y estimulan el crecimiento. Es importante evitar productos con alto contenido en sal, sodio u otros derivados químicos.

  • Champú anticaspa:

El problema de la caspa se debe a la descamación excesiva del cuero cabelludo y puede deberse a problemas en la piel, estrés, contaminación o cambios hormonales. Si sufres de este problema lo importante será elegir un champú capaz de purificar y descongestionar el cuero cabelludo. Las personas con cuero cabelludo sensible tienden a padecer de caspa por la irritación constante. Busca un producto que contenga: abedul y cade, extractos de corteza de salix, climbazole o piritionatos. Estos últimos son sales que  funcionan como antifúngico, común en los tratamientos para infecciones en la piel.

Champu anticaspa

  • Champú para cabellos teñidos:

Al lavar el cabello con frecuencia y, especialmente, si se usa agua caliente se extrae el tinte y sus aceites naturales. El resultado será un tono de cabello opaco y seco por eso es importante usar un champú que ayude conservar el color por el mayor tiempo posible. Para ello, el champú para cabello teñido  suele tener ingredientes como: activos regenerantes y reestructurantes, ácido hialurónico, aceite de argán, vitamina E y aminoácidos. Es importante evitar usar un champú que contenga sulfato pues degrada más rápido el color.

Algo conveniente es intercalar los tratamientos de champú de acuerdo a las necesidades requeridas, ya que por ejemplo quienes sufren de caspa poseen un cabello seco y maltratado. Ambas condiciones suelen aparecer debido al maltrato en el tejido capilar; por lo que es recomendable varias entre un champú hidratante y otro para el control de la caspa.

Champú alternativo

La estética capilar está en constante cambio y cada vez son más variadas las alternativas de champú que se encuentran en el mercado y cuyos compuestos resultan poco convencionales. La razón es que la industria de estética capilar buscar minimizar al máximo la cantidad de químicos que aplicamos a nuestro cabello. Por esta razón, están en auge las fórmulas naturales para la limpieza y cuidado del cabello. Acá te presentamos tres nuevas alternativas:

champu sin sal

  • Champú de cebolla:

Este producto es recomendado para el crecimiento del cabello y el tratamiento de cabellos grasos. Su compuesto principal es la cebolla, debido al alto contenido de quercetina que esta planta herbácea contiene. El tipo utilizado para el champú de cebolla es la cebolla roja o morada que está compuesta por una mayor cantidad de flavonoides, un 27% de su composición total. La quercetina ayuda a mejorar la resistencia del cabello  y prevenir la dermatitis en la piel; por esta razón su uso se ha hecho tan común en los productos estéticos.

  • Champú sin sulfatos:

Con la industrialización del champú, al producto se le han agregado diversos  químicos para su conservación y rendimiento. Un compuesto común en distintos champús es la presencia de algún sodio que son los encargados de producir abundante espuma. Los más comunes en la composición química del champú son: el sodium lauril sulfate y sodium laureth sulfate.

Sin embargo, el uso de sodio en las fórmulas de los cosméticos está en discusión debido al nivel de toxicidad que provoca. Este penetra por el cuero cabelludo y puede resultar perjudicial para algunos órganos. Por esta razón, las empresas de cosmetología capilar ofrecen cada día una gama superior de productos libres de sulfatos de sodio.

champu sin sulfato

El champú sin sulfato es menos abrasivo e irritante, la opción ideal para quienes tienen un cuero cabelludo sensible. Sus componentes orgánicos eliminan la sequedad, caspa o alergias sufridas por el champú convencional. Es una opción novedosa que ha enseñado que sin espuma también se puede limpiar el cabello y, además, mantenerlo más saludable.

  • Cola de caballo:

Las fórmulas de champú que incluyen entre sus ingredientes extractos de planta cola de caballo también se han vuelto una alternativa muy usada. El alto contenido en silicio orgánico es un regenerador capilar por naturaleza, que ayuda al fortalecimiento y crecimiento del cabello.

El champú es un producto personal

Un error común que suele cometerse es emplear el mismo champú para toda la familia. Sin embargo, como se ha señalado, es importante que cada persona del grupo familiar emplee un champú adecuado a las condiciones de su cabello. Recordemos que a pesar de la unión sanguínea cada individuo es diferente y está expuesto a factores ambientales distintos que pueden causar daños directos en el cabello.